Cuidado de la piel con Probioticos

Cada pocas décadas, aparece un nuevo descubrimiento científico que cambia el modo en que nos vemos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea.

Los descubrimientos llevados a cabo por el Proyecto del Microbioma Humano han remodelado la dirección en el cuidado de la piel y nos ofrecen nuevas técnicas para ralentizar los efectos del envejecimiento en la piel.

Ahora está claro que la piel es un ecosistema, con más de 10 microbios por cada célula humana. Esos microbios son esenciales para el funcionamiento óptimo de la piel, y los actuales sistemas del cuidado de la piel ignoran este hecho.

Los probióticos son microbios buenos para nosotros, y un prebiótico es la “comida” que favorece el crecimiento de estos microbios.
Los probióticos pueden cambiar el ecosistema de la piel en favor de un variado y armonioso ecosistema suficientemente sano para resistir los ataques patógenos y para reducir el impacto del envejecimiento en la piel.

Los avances en secuencia genética de los últimos 10 años, han permitido a los científicos distinguir el ADN humano de otros organismos.

Los resultados están revolucionando las creencias sobre la salud humana. El Proyecto del Microbioma Humano ha descubierto que la salud óptima de la piel depende de la presencia de trillones de microbios viviendo en ella y dentro de ella.

Cada uno de nosotros somos un complejo ecosistema, una harmoniosa mezcla de células humanas y microbios. Estos microbios son una parte esencial de nuestra piel y contribuyen fuertemente en nuestro bienestar.

El Proyecto del Microbioma Humano ha demostrado que complejas interacciones microbianas predominan en la piel. Los microbios defienden y protegen la piel de los patógenos, mantienen efectivamente la función de la barrera de la piel y previenen el envejecimiento prematuro.

Hemos desarrollado productos probióticos que mantienen un equilibrio óptimo de microbios para ralentizar el proceso del envejecimiento. Pretendemos crear un ambiente en la piel que favorezca el crecimiento de microbios beneficiosos de forma que dejen fuera de competencia a la especies que favorecen el envejecimiento. Para conseguir esto, usamos prebióticos para alimentar selectivamente a los microbios buenos, y hemos incluido microbios probióticos en algunos de nuestros productos para cambiar activamente la mezcla microbiana de la piel.

Usamos conservantes suaves, delicados humectantes y mantenemos el PH de nuestros productos entre 4 y 5. También ponemos especial atención en la prevención de la polución del ecosistema de la piel con químicos sintéticos y así que nuestro productos están certificados como orgánicos por Ecocert.

Creemos que los productos responsables constituyen un paso hacia la sostenibilidad indefinida, la variedad de la riqueza y un futuro más hermoso.

Ver el vídeo

QUÉ ES UN PROBIÓTICO EN EL CUIDADO DE LA PIEL?

En la industria alimentaria es fácil definir un probiótico, es un microbio que tiene un beneficio saludable. Los probióticos en la comida se miden en colonias formando unidades por mililitro (cfu por ml) y demuestra cuántos microbios por mililitro de producto pueden comenzar a crecer y reproducirse cuando se usa.

En el cuidado de la piel, definir un probiótico no es fácil.
Incorporar probióticos vivos en productos convencionales del cuidado de la piel generalmente no es viable. La mayoría de los productos contienen agua y se requieren conservantes para prevenir la putrefacción. Estos conservantes, por definición, matan los microbios, así que los probióticos cfu por ml son igual a cero.

Hay, sin embargo, cantidad de demanda de probiótios en el mundo del cuidado de la piel.

Estas demandas están justificada de muy diversas formas, y parece haber cuatro “niveles” para estas demandas.

Nivel 1: Esos productos usan el “caldo” de una sopa microbiana. Los microbios se cultivan en un sustrato (algo así como un solución acuosa de nutrientes microbianos) desde donde los microbios probióticos se filtran. El “caldo” es la solución restante (que tiene los productos de los microbios en él). Esto se usa como ingrediente en el producto cosmético final. A veces se pueden obtener buenos resultados en el cuidado de la piel usando esta técnica, pero Esse no se refiere a esta tecnología como “probiótica”.

Nivel 2: Esos extractos probióticos se llaman Lysatos porque las células de los probióticos se rompen, obviamente matándolas en el proceso. En esta técnica, los probióticos son cultivados otra vez en un sustrato de ricos nutrientes, pero en vez de filtrarlos, las células se rompen de tal forma que el contenido gotee antes de que se filtre la mezcla. Este método resulta en un “extracto” que contiene el citoplasma (contenido celular) de los microbios probióticos. Esse usa esta tecnología en la mayoría de sus productos y por ahora nos referimos a este tipo de ingrediente como probiótico.

Nivel 3: En esta técnica, los microbios se mantienen enteros pero se matan con calor. Este proceso se llama Tindalización, y aquí el cultivo de probióticos se calienta a 60ºC y se enfría otra vez durante tres días. Estos probióticos pueden todavía acoplarse en las células de la piel pero obviamente no pueden crecer y dividirse para alterar significativamente el microbioma de la piel. Esse usa esta tecnología en el Sérum Antiedad y el Tónico Plus y nos referimos a este tipo de ingredientes como probiótico, por el momento.

Estos tres niveles de suplementación probiótica son fáciles de producir. El ingrediente simplemente se añade a la formulación al final del proceso de manufacturación sin cambios reales en el sistema de conservación o en el resto del producto. Hemos visto marcas con declaraciones probióticas usando ingredientes del nivel 1 y 2 en sus productos.

Nivel 4: Esta es la incorporación de microbios probióticos vivos en el producto final. Hay numerosas dificultades en este proceso. Primero, el uso de un sistema preservativo mataría los microbios, así que el producto necesita estar libre de conservantes. En segundo lugar, es extremadamente difícil asegurar que a los probióticos no se los mata durante el proceso de producción. En tercer lugar, hay consideraciones de almacenaje para el producto final…si la temperatura es muy baja, el agua de las céulas probióticas se congelarían, y como el agua se expande cuando se congela, la membrana celular de esas células se rompería y la mayoría de ellas moriría. Si la temperatura sobrepasa los 40ºC, las enzimas de las células vivas comenzarían a adulterarse, y de nuevo, la mayoría de los probióticos moriría.

Esse ha vencido esos retos y el Sérum Probiótico usa el nivel 4, contiene un billón de probióticos vivos por mililitro. Hay tres especies diferentes de Lactobacilus en la mezcla simbiótica. Hemos demostrado que el producto está libre de patógenos y que los microbios se mantienen capaces de crecer hasta dos años desde su producción.