Porqué Orgánico?

A lo largo de la era de “mejorar la vida a través de la química”, hemos visto el impacto de los químicos sintéticos en el mundo que nos rodea.

Los ecosistemas complejos no responden a los químicos simples de una manera predecible….cuando echamos espray DDT en el ecosistema para hacer desaparecer los mosquitos, arrasamos la mayoría de los insectos pequeños, pero veremos consecuencias inintencionadas a largo plazo. Los pájaros ponen huevos con cáscara fina, y los peces acumulan DDT hasta niveles tóxicos en adelante. Aunque conseguimos nuestros objetivos a corto plazo, la convivencia con los efectos a largo plazo no es fácil.

QUÉ SIGNIFICA ESTO PARA LA PIEL?

Actualmente la piel se entiende como un ecosistema. Las célula humanas y los microbios coexisten y ambos contribuyen a la salud óptima de la piel. La piel a veces puede tener incluso más diversidad microbiana que el sistema digestivo.

Mucha gente se aplica química sintética en la piel para obtener resultados a corto plazo… pero están preparados para los efectos a largo plazo?

En 2015, se hizo por primera vez un mapa 3D molecular humano de la química en la piel. A los voluntarios se les pidió que dejaran de usar todos los productos del cuidado personal durante tres días para evitar la contaminación de los resultados. La suposición era que la mayoría de los químicos eran de origen microbiano y todo el resto podría ser de origen humano, con los químicos ambientales formando una pequeña pero considerable parte.

Los resultados no siguieron el patrón.

Los productos de células microbianas contribuyeron en aproximadamente un 1% de los químicos. Las células humanas contribuyeron en alrededor de un 0,5%. Los residuos de los productos del cuidado personal contribuyeron en un 8% de la química que se midió. Es resto de la química no estaba en la biblioteca química.

Ahora sabemos que a nuestro conocimiento de la química en la piel le falta un largo trecho, e incluso estamos preparados para el riesgo de añadir químicos sintéticos que se sabe que no existen en la naturaleza.

Los efectos a largo plazo de los químicos sintéticos en la piel no se conocen todavía, pero parece poco probable que pudieran aumentar los resultados del envejecimiento a largo plazo.